Julius Achon OLY, Campeón mundial de atletismo, Miembro del parlamento de Uganda y Atleta olímpico

por | Mar 31, 2022 | Empoderamiento de la juventud, Reconciliación y coexistencia | 0 Comentarios

Nacido en el norte de Uganda, Julius Achon OLY creció en condiciones de vida muy precarias con sus 9 hermanos y hermanas. Cuando solo tenía 10 años, fue reclutado por soldados del Ejército de Resistencia del Señor, junto con otros 14 niños de la misma aldea, y permaneció en el monte durante 3 meses. Cuando escapó, 9 de sus amigos fueron asesinados por un avión de combate y 6 de ellos regresaron a casa.

Julius Achon OLY comenzó a competir cuando tenía 12 años. Para su primera competencia, por falta de transporte público, corrió 75 km para llegar al estadio. Gracias a una beca, pudo continuar su educación secundaria en Kampala y representó a Uganda en el Campeonato Mundial Junior en Lisboa en 1994. Como no tenía zapatos adecuados para correr, tuvo que pedir prestados los zapatos a un participante de Kenia y ganó su primera medalla de oro en los 1500 metros. En 1995 ganó una medalla de bronce en el Campeonato Africano en Harare, Zimbabue. Gracias al atletismo obtuvo una beca para estudiar en Virginia, Estados Unidos, y participó en los Juegos Olímpicos de Atlanta en 1996 y Sydney en 2000.

En 2004, soldados del Ejército de Resistencia del Señor (LRA) dirigido por Joseph Kony mataron a su madre. Fue entonces cuando decidió cuidar de los huérfanos de guerra creando la Asociación Achon Uganda. Tras el final de la guerra, en 2007, ante la falta de recursos alimentarios, decidió embarcarse en un proyecto agrícola. Con las semillas del proyecto Love Mercy de Australia, las comunidades pudieron enviar a sus hijos a la escuela, comer y pagar las facturas médicas. Siguieron otros proyectos: Julius Achon OLY construyó un centro de salud que lleva el nombre de su madre, Kristina Health Center lll, invirtió en proyectos de agua potable y llevó electricidad a su pueblo al convertirse en miembro del Parlamento en 2016.

  • “El deporte me permitió salir de la pobreza y conocer otras partes del mundo. Me dio la oportunidad de estudiar, de tener una mejor educación. Gracias al deporte pude ayudar a mi comunidad y ayudarlos a tener una vida mejor. Como inspiración para las generaciones más jóvenes, me gustaría decirles que nunca se rindan en la vida y que siempre se esfuercen por hacerlo mejor. El deporte puede ser una salida de la pobreza y puede forjar amistades duraderas. También me gustaría persuadir a los jóvenes para que retribuyan a su comunidad y se preocupen por los demás una vez que hayan logrado sus objetivos. »

  • Uganda